Pulpos de diseño original y manual para bebes y niños

Pulpo

Pulpos en formas originales

Pulpos hechos manuales y niños son una buena combinación, donde podría florecer la alegría y la diversión en una forma rápida.

Pulpos
Pulpo en el Mar.

En esta ocasión te vamos a ofrecer una gran idea para realizar un pulpo para bebes y niños, porque para ellos los colores llamativos los entretienen evitando que se aburran, se fastidien y rompan a llorar.

Los pulpos que a continuación haremos, son muy útiles, cuando tienes que salir con tu pequeño a la calle y tienes que llevar algo para distraerlo, es muy buena opción ya que no te ocupa mucho espacio y no posee ningún peso.

Los materiales que utilizaremos para hacer el pulpo son los siguientes:

– Rollos de estambre del color que quieras los pulpos.
– Cinta de tela fina, que haga juego con el rollo de estambre.
– Un par de ojitos móviles.
– Pistola de silicón.
– Una barra de silicón.
– Foami de color rosado y color fucsia.
– Tijera.
– Lápiz.

Empezamos por tomar el rollo de estambre y desde el principio medimos cuatro dedos, se realiza un amarre fuerte con la cinta fina de tela.

Con el estambre que nos queda después del amarre, lo cortamos con una tijera para que nos queden todos sueltos.

Luego que queden sueltos, dividimos el estambre en cinco (5) partes iguales, para tejer una a una y al final atar con un pedacito estambre.

Después de haber tejido las clinejas, conectamos la pistola de silicón con su respectiva barra, para que valla calentando y así comenzar a trabajar con ella.

(Este paso es opcional, dependiendo si es niña o niño) Mientras la pistola calienta, vamos dibujando en el foami rosado una flor pequeña y en el foami fucsia un círculo pequeño, que sirva de centro para la flor rosada.

Rápidamente empezamos a utilizar la pistola de silicón, uniendo el círculo fucsia con el centro de la flor rosada y la pegamos en la parte superior, dos dedos más arriba del amarre, en uno de los lados.

En seguida, pegamos los ojos móviles en el frente del pulpo.

Y tenemos listo nuestro pulpo, para que nuestros niños comiencen a jugar.